martes, 5 de mayo de 2009

Marabajo, de Pablo Albo


Para Pablo Albo, Marabajo es un libro sin pies ni cabeza (ningún libro los tiene). El autor se concentró en hacer un uso creativo del lenguaje, abusar de los juegos de palabras y buscar las situaciones más descabelladas posibles, aunque para ello tuviera que incluir historias de amor o aspectos que pudieran resultar entrañables. Con tanto lío olvidó dar prioridad a la educación en valores, incluir aspectos edificantes, conductas ejemplares y... en fin, ya me entienden.

A decir del jurado es "una historia ingeniosa, divertida, ágil, con un estilo narrativo propio y personal, un buen gusto por jugar con las palabras y utilizar el lenguaje como divertimento, lenguaje abierto que, en cierto modo, invita a la participación del lector".

Cuenta la expedición emprendida por entre veinte y treinta cangrejos y un calamar gigante que nació prematuro en busca del dueño de una bota que cayó en el mar. En el trayecto se verán afectados por los acontecimientos que ocurren mar arriba y mar abajo. Pedirán consejo al mejillón más anciano del océano, conocerán a las tres gambas rojas más filósofas del mundo, descubrirán perlas transparentes y vivirán lluvias de pétalos de margarita y otras cosas que callamos, siempre bajo la mirada atenta y vigilante de los erizos de mar. Al final acabarán en la Bahía de los Doce Puentes (de donde es originario el autor y que es uno de los mejores sitios para estar). Allí tiene lugar el desenlace que no desvelamos.

Pablo Albo reconoce que en el proceso de escritura se decía a menudo a sí mismo: "¿A que no eres capaz de dejar eso" y le daba la risa y se le olvidaba borrarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios del blog se moderan a fuego más o menos lento para evitar el spam. Gracias por vuestra paciencia.

LinkWithin

Notas relacionadas