viernes, 28 de octubre de 2011

Sobre los romances en la narración de cuentos (Ruth Sawyer)

Sería conveniente que los narradores modernos frecuentasen las baladas [los romances] más de lo que actualmente acostumbran y aquellos que pudieran las cantasen con el acompañamiento de las melodías originales; o bien que narrasen sus cuentos al modo de los trovadores. Memorizar una balada y luego olvidarla, para decirla en otra oportunidad de modo espontáneo como si se estuviese improvisando, es un proceso laborioso pero efectivo. Las baladas recitadas o cantadas con sentido del ritmo y de las pausas diversifican agradablemente la sesión de cuentos. Mucho lamentaría que las historias en verso cayesen en el olvido, ya que estimo importante que los niños no pierdan el oído para la rima y el ritmo. Aunque no alcanza la excelencia de otras formas poéticas, la balada es una genuina expresión del folklore y satisface plenamente a la niñez, especialmente entre las edades de los ocho y los doce años.
  •  Ruth Sawyer, extracto de The Way of the Storyteller, Viking Press, Nueva York, 1942. Lo tomo de «Diseño del pasado», reproducido en Babieca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios del blog se moderan a fuego más o menos lento para evitar el spam. Gracias por vuestra paciencia.

LinkWithin

Notas relacionadas